BLOG /

El bajo eléctrico

El bajo eléctrico aparece de manera popular en el año 1951 cuando Leo Fender y George Fullerton fabrican en masa el primer bajo Fender Precision. Sin embargo, el bajo eléctrico ya había sido desarrollado unos años antes en Seattle por Paul Turmac. La idea era tener un instrumento que cumpliera la misma función musical que el contrabajo pero que ocupara menos espacio. Si bien no lo reemplaza de ninguna manera ya que son instrumentos totalmente diferentes en cuanto a su técnica y también a su sonido, pudo ganarse un lugar muy importante a medida que la música fue evolucionando en muchos estilos.

El bajo es el encargado de los registros graves y forma parte de la sección rítmica de un grupo en conjunto con la guitarra, el piano y la batería. Parte de la función del bajo dentro de un grupo es servir de unión entre la batería y los demás instrumentos armónicos como la guitarra, y el piano.

En el bajo eléctrico se pueden tocar todos los componentes de una pieza musical, la melodía, la armonía (es decir los acordes) y obviamente el ritmo. Sin embargo no está de más tener en cuenta que su principal función es la de brindar una base sólida junto con la batería para darle a las canciones una estructura firme. Parte de ser un buen bajista es ser sólido al momento de tocar una base, luego de tener ese área cubierta nos podemos concentrar en las demás virtudes que tiene este instrumento

El bajo es imprescindible en muchísimos estilos musicales tales como, el rock, pop, bossa nova, samba, reggae, funk, soul, hip hop, blues, punk, metal, incluso en estilos que generalmente se interpretan con contrabajo como el jazz o el tango, también encontraremos el bajo eléctrico.

Las notas

Las notas en el bajo se encuentran en el diapasón y obtenemos el sonido haciendo vibrar las cuerdas. A medida que presionamos la cuerda en diferentes lugares vamos a tener diferentes notas. A diferencia del contrabajo, el diapasón del bajo eléctrico (excepto en los bajos fretless) está separado por trastes que nos permiten identificar cada nota de una manera más precisa ya que a cada traste le corresponde una nota.

Los bajos más populares son los de 4 cuerdas aunque también hay bajos de 5 cuerdas, de 6, de 7 y más también. Al momento de comenzar a estudiar el instrumento desde cero lo ideal es con un bajo de 4 cuerdas ya que mientras más cuerdas más opciones y lo que conlleva a más responsabilidades. También para comenzar es ideal un bajo con trastes y no un bajo fretless (o por lo menos no un bajo fretless sin las guías de los trastes).

Los trastes y las cuerdas se identifican con números, la cuerda más aguda y fina es la primera y así sucesivamente hasta llegar a la más grave. En cuanto a los trastes, el número 1 le corresponde al primer traste contando desde el clavijero y así avanzando hasta llegar al último traste, que dependiendo del modelo del bajo puede ser el 20, 21, 22, 24, etc. Veremos los trastes 3, 5, 7, 9, 12, 15, 17, 19 y 21 identificados por puntos o líneas en el diapasón.

Para presionar un traste y que suene su nota, debemos hacerlo apretando la cuerda del lado izquierdo del traste que queramos hacer sonar.

Afinación del bajo eléctrico

La afinación standard de las cuerdas al aire del bajo eléctrico es la siguiente:

Afinación de un bajo de 4 cuerdas:

  • - 4ta cuerda: MI (E).
  • - 3era cuerda: La (A).
  • - 2da cuerda: Re (D).
  • - 1era cuerda: Sol (G).

Afinación de un bajo de 5 cuerdas (cuando la 5ta cuerda es la más grave)

  • - 5ta cuerda: Si (B).
  • - 4ta cuerda: MI (E).
  • - 3era cuerda: La (A).
  • - 2da cuerda: Re (D).
  • - 1era cuerda: Sol (G).
VOLVER